¿Qué valores compartimos?

Productos de Km 0
Apoyo a los derechos fundamentales
Productos artesanos

La propuesta de Mallart: crear nuevas oportunidades laborales y mejorar la vida de las personas

En enero de 2018 Mallart renace y toma un nuevo impulso de la mano de la Fundació Mas Albornà convirtiéndose así también en una iniciativa social que aporta valor y compromiso a los productos que elabora. Nacen pues los primeros embutidos conscientes, con propósito y valor social de Cataluña.

¿Cuáles fueron los primeros pasos de Mallart? ¿Dónde se desarrolló el proyecto desde sus inicios?

A las puertas de la jubilación, la familia Mallart (elaboradora charcutera de La Llacuna con más de 100 años de historia) se encuentra con la que la continuidad de su legado no está resuelta. Ernest, el relevo generacional del negocio y trabajador en el obrador de la familia, es una persona con discapacidad intelectual.

Ellos son de La Laguna (Anoia), localidad de tradición de siglos en la elaboración de embutidos rodeada de montañas boscosas y con unas condiciones climáticas, de altura y de régimen de vientos ideales para la elaboración y el secado.

Gestionar solo la empresa resulta complicado y por eso deciden contactar con la Fundación Mas Albornà, entidad referente en cuanto a integración de personas con discapacidad y trastorno mental en el territorio. La finalidad es doble: garantizar la estabilidad y la calidad del puesto de trabajo de su hijo así como preservar la continuidad de la empresa familiar evitando su desaparición.


¿Quiénes son sus fundadores?

La Fundació Mas Albornà es la impulsora de esta iniciativa de base social.


¿Por qué nace? ¿Cuál es su filosofía?

Los Mallart nos traspasaron su conocimiento y legado centenario. Nosotros lo reconfiguramos para convertir la antigua empresa local y familiar en un proyecto social con potencial de crecimiento e impacto. Formamos un equipo humano con un maestro charcutero y un ingeniero alimenticio a la cabeza; invertimos en un nuevo obrador equipado con nueva maquinaria; construimos una nueva imagen de marca y rehicimos el catálogo de productos para adaptarlos a la nueva estrategia. Desde Ma Albornà decidimos construir el nuevo obrador (y, por tanto, quedarnos en La Llacuna) por todo lo que aporta y el patrimonio y la historia que hay detrás.

Hemos modificado algunas fórmulas para adaptarlas a las nuevas necesidades y hemos iniciado una nueva línea de producción: los productos que hacemos con gallo del Penedès IGP.

Priorizamos materias primas selectas, de calidad y naturales. El cerdo es del matadero de Avinyó y el Gall es de la IGP Gall del Penedès. Las tripas son también naturales y las especias las molturemos a diario para conservar la frescura.

La filosofía es conseguir que los embutidos sean auténticas HERRAMIENTAS DE CONSTRUCCIÓN MASIVA de oportunidades a nuestros colectivos vulnerables: creación de puestos de trabajo, formación, impacto y visibilidad como herramienta de sensibilización. Aparte, lanza al mercado un producto que no existía hasta el momento: los embutidos conscientes.


¿Cuántos puestos de trabajo crea?

Actualmente, Mallart cuenta con 8 trabajadores directos.

¿Trabaja con o por algún proyecto social o colabora con alguna iniciativa?

Sí. Mallart Artesans Xarcuters es una iniciativa social de la Fundación Mas Albornà con más de 50 años de trayectoria y una dilatada experiencia en el impulso de proyectos de base social. La fundación Mas Albornà es una organización sin ánimo de lucro dedicada desde hace más de 50 a crear oportunidades de inserción social y laboral a personas con discapacidad y trastorno mental y otros grupos de riesgo de exclusión en el Alt Penedès. Para ello, ofrecemos una variada oferta de servicios a las empresas y ayuntamientos y soportes personalizados a las personas.

Nuestra visión es conseguir la mejora del proyecto de vida de las personas con discapacidad, trastorno mental y riesgo de exclusión ofreciéndoles un acompañamiento basado en recursos y servicios de calidad, centrado en sus intereses y deseos y que garanticen sus derechos . Por eso trabajamos para convertirse en una organización referente generadora de valor que promueva la construcción de un territorio con compromiso social.

Hoy somos un colectivo de cerca de 450 personas. 225 con certificado de discapacidad tienen una oportunidad de trabajo con nosotros.


Vuestra identidad territorial es muy visible. ¿Cuál es su relación con el territorio?

Somos una propuesta gastronómica de proximidad y nos sentimos arraigados en nuestro territorio (Vegueria Penedès). También hemos promovido proyectos innovadores de economía circular como el acuerdo de colaboración con el Consejo Regulador de la IGP Gall del Penedès a través del cual elaboramos en exclusiva nuevos productos (inexistentes en el mercado hasta el momento) realizados con gallo del Penedès ( Indicación Geográfica Protegida) con el asesoramiento gastronómico de la reconocida Fundació Alícia.

Se trata de una iniciativa singular, única, y de economía circular con un doble valor: por un lado, contribuye a la preservación de la raza Gall del Penedès (en españa sólo hay 2 IGP de Aviram), y, por otro, el componente social que le aporta la Fundación Mas Albornà para la creación de puestos de trabajo a colectivos vulnerables y la calidad y la naturalidad de las elaboraciones que se realizan en Mallart Artesans Xarcuters. Así Mallart lanza al mercado el primer paté rústico de Gall del Penedès que existe y otros cuatro productos de la gama “Gall del Penedès” (caldo, aletas en escabeche, confit a las hierbas aromáticas)


¿Cuál creéis que es vuestro elemento diferencial?

Somos los primeros embutidos de pueblo y de calidad conscientes y con valor social. Somos herederos de la tradición de la elaboración en La Llacuna con la visión renovada del componente social que le aportan un ingrediente extra que nos hacen singulares.