Nuestros valores

Productos de Km 0
Productos ecológicos
Responsabilidad medioambiental

Hablamos con Collbaix, ¡la bodega de la tierra privilegiada!

El proyecto nace el 1990 con el objetivo de elaborar vinos sinceros, armónicos y cargados de energía.

¿Cuáles fueron los primeros pasos de Collbaix?

Nuestro proyecto comienza a caminar el invierno del año 1990 plantando nuestro primer viñedo emparrado. En ese momento, el proyecto era recuperar un cultivo de tradición histórica aquí en el Bages. Años más tarde, en 2006 iniciamos un nuevo proyecto de construcción de la bodega para poder vinificar nuestra propia uva.


¿Dónde nace y se dearrolla el proyecto?

El viñedo está distribuido entre Manresa y Rajadell. De hecho, el punto de inicio está en la Casanova de Monistrolet, allí se empieza a experimentar con la crianza de vinos con bota y posterior embotellado de forma muy manual. Esto comienza en el año 1996 hasta el 2006 que nace el Celler el Molí.


¿Quiénes son sus fundadores?

En 2004 se constituye la sociedad Agromonistrolet,S.L. con sede social en la Casanova de Monistrolet. Los socios fundadores eran Sebastià Catllà Calvet y Josep Maria Claret Ballarà.


¿Por qué nace? ¿Cuál es su filosofía?

Nace por la necesidad legal y jurídica de poder gestionar y sacar adelante el proyecto de elaboración de vinos. La filosofía es clara, elaborar vinos de una forma respetuosa y sostenible tal y como habían hecho nuestros padres y abuelos.


¿Cuántos puestos de trabajo crea?

A medida que la empresa crece, se van incorporando más trabajadores y actualmente tenemos 7 trabajadores fijos. De forma puntual, también contratamos a más operarios.

¿Trabaja con o por algún proyecto social o colabora con alguna iniciativa?

Desde hace tiempo y a nivel de contratación de personal para momentos puntuales, contamos con personas con discapacidad intelectual que nos proporciona la Fundació Ampans.


Vuestra identidad territorial es muy visible. ¿Cuál es su relación con el territorio?

Nuestra actividad está estrechamente vinculada con nuestro territorio, manteniendo una actividad económica y un territorio y paisaje bien vivo.


¿Cuál creéis que es vuestro elemento diferencial?

Nuestra forma de ser, de entender y trabajar con pasión nuestra tierra en consonancia con el universo, nos da este rasgo diferencial con unos vinos que expresan lo que son. Vinos sinceros, armónicos y cargados de energía.